27 jun. 2009

Tu Estúpida Razón


¿Qué? ¿Pasional? Vaya, perdona que me ría, pero... ¿pasional? Umh... Me han dicho de todo: impulsiva, agresiva, loca, pero... ¿pasional?

Si, me agrada, creo que me describe mejor. Dime, eso es ¿malo?
Desear que estés desnudo cada vez que te veo, es ¿malo?
Desear que seas mío para siempre, es ¿malo?
Desear, no no, necesitar saciar mi sed de ti, es ¿malo?
Maravillarme de tu exquisito sabor, es ¿malo?
Querer escuchar que grites mi nombre cada vez que estoy a solas contigo, es ¿malo?
Soñar verte dormir a mi lado vestido de Adán, es ¿malo?
Querer besar esos labios llenos que tanto me encantan, es ¿malo?
Memorizar tu excitante cuerpo, es ¿malo?
Olfatear el perfume de tu cuerpo al salir de la ducha, es ¿malo?
Reírme como estúpida cada vez que muerdes tu labio inferior cuando estás nervioso, es ¿malo?

Caray, jamás terminaría de decir las cosas que quizás tú sentencias como malas. Es malo, es un crimen querer, no, desear, necesitar tu calor cerca de mí. Anda ¡Dímelo! No me debes de temer. ¿Acaso te doy miedo porque soy pasional? Pues demándame, enciérrame si es lo que quieres. Porque soy capaz de someterte solo por mi gran pasión hacia ti.

Cometeré uno de esos famosos crímenes pasionales. Aquí no habrá perdedores, no, ni muerto, no no, solo estarás tú, con tu perfecto rostro bañado en sudor, tus mejillas sonrojadas, tus ojos dilatados por el placer que te voy a dar. Todo eso y mucho más gracias a mi estúpida Pasión.
Agradécele a ella, no a mi, porque con ella llegaras al limite de no inimaginable, a lo que jamás creíste, a lo que nunca ni en un millón de años sentir, soñar... solo te lo dará mi tonta pasión, eso, de lo que tu huyes tanto.

Tu cuerpo, tu mente, se llenara de mi Pasión. Sí, desearas más lo sé. Soy irresistible para ti. Tú también lo eres para mí, pero no entiendo como es que te resistes tanto a mis encantos. Tienes mucho autocontrol. Destrozaría todo lo que hay en mi camino solo porque tu abrazo me envuelva en esa atmósfera de tranquilidad.

Simplemente, no te controles tan seguido, ¿si? Entrégate a tu instinto animal, a tu pasión. Sé que disfrutaras de ella tanto como yo de ti, así que haznos ese favor alas dos.

Deseo que me muerdas, que seas duro conmigo, que tu pasión acabe con mi razón y también con la estúpida de la tuya. Quiero que acabes con tu lado racional para poder llenarte, hartarte de eso que tengo solo para ti. Que ya es tuyo, ¡claro! Solo si te embriagas de esa pasión, que vive, que palpita dentro de ti y que está a la espera de que le des luz verde para poder llegar a mi.

26 jun. 2009

Caricias...




No puedo dejar de pensar en ti, ni un solo momento.
Es como si sintiera el tacto de tus dedos en mi rostro, en mi cuerpo. Como si oliera tu exquisito aroma aunque no estés ami lado. Pero una vez más me dejas con una lujuria, una lujuria mayor que la anterior, sumida en mis más bajos instintos.

¿Por qué lo haces? ¿Por qué te alejas después de besarme? No sabes las reacciones que causan tus deliciosos labios después de pasarlos por mi cuello. Eres abrumadoramente excitante. Y lo sabes. Pero dime, ¿por qué me dejas así? Mi cuerpo esta apunto de estallar y tú simplemente te detienes, así sin más.

Tienes que terminar con esto. Terminar con el dolor que causas al alejar tu piel húmeda de la mía. ¿Qué no sabes que te quiero solo para mi? Quiero que seas mío, en cuerpo y alma. No veo el momento en el que por fin te rindas a tus instintos y no a tu estúpida razón.

Anda por favor. Déjate llevar, sabes que me deseas tanto como yo a ti. Sabes muy bien que quieres olvidarte del mundo y solo ser tú y yo. Nosotros. Un momento para nosotros. Quiero trazar un mapa con mis manos. Desde tu rostro hasta la punta de tus pies. Recordar cuan perfecto eres.

No me importa que el mundo se acabe. Que se acabe, porque así estaré siempre contigo. No me importaría que el mundo se volviera silencioso, al estar solo tú y yo. Me bastaría con oír el ritmo de tu respiración, sentir la palpitación de tu corazón cuando me acerco a tu pecho desnudo. Con verme reflejada en esos dulces ojos, tan profundos, tan tuyos, tan míos, que capturan cada emoción de tu ser. Con ver la sonrisa en tus labios. Con ver que te llenas de alegría al verme sonreír.

Me satisface saber que te tengo a mi lado. Que tengo tu cuerpo desnudo solo para mí. Se me nubla la mente tan solo de imaginar ese cuerpo perfecto. Sonrío como una idiota de imaginarte de nuevo jadeando mi nombre. Mis mejillas se sonrojan al recordar tus ojos dilatados de exquisito placer.

Eres una maldita delicia para mis sentidos. Y yo: soy adicta al placer que me brindas.
Related Posts with Thumbnails